Relaciones familiares, renacer de primavera

Texto: Blog de Jess

La maravilla de la primavera es que todo renace, incluso las relaciones familiares. Fuera del hogar, en la naturaleza, las plantas se llenan de flores, los árboles se visten con sus mejores galas, pareciera incluso que hubiera más cachorros, humanos y animales dando vueltas, y la calle se llena de gente que busca el calor. Le mostramos más piel al sol para despertarla de tanto invierno. La primavera nos devuelve la esperanza por un invierno que pasó y el anticipo de un verano que vendrá.

Renueva tu relación familiar esta primavera / Foto: ThinkstockRenueva tu relación familiar esta primavera / Foto: Thinkstock

Es época de besos, amores y caminatas de la mano. Tiempo para no guardarse en casa, para desempolvarse, estirarse y jugar. Momento de empezar dietas, deportes y renovar el vestuario para llenarnos de colores.

Yo digo que en esta primavera hagamos todo eso y un poco más. Dentro del hogar, renovemos vínculos, sobre todo ayudemos a nuestros hijos a hacerlo. Que renazcan las ganas de conectarnos con quienes queremos; generemos espacios reales de encuentro. Por ejemplo, escribamos cartas. Podemos comprar papel, sobres y estampillas, y enseñarles a nuestros hijos cómo se escribían antes las cartas. Impulsemos una tradición de cartas volando en primavera con letra prolija y flores dibujadas, que sorprendan a algún cartero y sobre todo al que tenga la suerte de recibirlas. Porque una carta escrita a mano es un regalo tan olvidado... O podemos hacer llamadas, para decir solamente cuánto queremos a esos que quizá tenemos relegados.

Propongo que a partir de este año sembremos plantas o armemos una huerta en familia. Sembrar, cuidar y observar crecer una planta mucho enseña sobre paciencia y responsabilidad. Y, ¿qué tal si preparamos en familia esa receta de la abuela? ¡O una nueva! Para compartir con amigos y/o vecinos. ¡No vale comerse todo solos! Que sea un plato lleno de colores, fresco y que, a partir de este año, se convierta en la comida que dé inicio a este momento que hoy declaramos tradición familiar.

Seamos creativos en generar una primavera de encuentro, con salidas en bicicleta y ganas enormes de ver el sol. Que la primavera implique empezar a planear el verano y una nueva fecha para celebrar.

Podemos enseñarles a nuestros hijos a estar más alertas a los cambios que ocurren a su alrededor. Que miren hacia arriba y saquen la cabeza del computador. Vivamos este tiempo más cerca de ellos, contagiándoles las ganas de querer, de ayudar y de mirar a este mundo que cambia con cada estación. Hagamos reuniones familiares o con amigos sin más motivo que celebrar que otra vez llegó la Sra. Primavera, la que nunca falla. Porque en esa certeza hay una gran lección. No dejemos que pase desapercibida.

Que esta primavera sea un renacer completo, lleno de proyectos, ganas y brotes nuevos. Brotes de amor que generen tradiciones que nos unan. Llegó la primavera. No me digas que no sientes ese perfume que se te pega en el cuerpo y en el corazón…

Tradiciones tuyas, mías y de todos, como la primavera. ¿Las compartimos?

Quizá te interesa:
Organiza un campamento libre de riesgos
Vacaciones con los primos, ¡enséñales a compartir!
Construyendo recuerdos con fotografías

Cargando...